La Fisioterapia Vestibular consiste en un conjunto de técnicas encaminadas a la recuperación funcional del paciente cuando existen problemas de desequilibrio, vértigos o mareos.

Logramos mantener el equilibrio gracias a tres sistemas:

  • Sistema propioceptivo. Corresponde al sistema mediante el cual el cerebro recibe información de la posición, movimiento y grado de tensión muscular de las diferentes partes del cuerpo.
  • Visión. A través de la visión, se integra la información de la situación corporal con respecto al entorno.
  • Sistema Vestibular. Se encuentra situado dentro del oído interno y está formado por
    • Vestíbulo: utrículo y sáculo.
    • Canales semicirculares.

Cuando uno de estos sistemas falla, a través de la Fisioterapia Vestibular intentamos recuperarlo en lo posible y potenciar el resto de sistemas que se encuentran conservados con el fin de que compensen el sistema que se encuentre afectado.

Si, por ejemplo, el aparato vestibular se encuentra lesionado o alterado, la Fisioterapia nos ayudará a recuperar su función lo máximo posible. Y, por otro lado, trataremos de potenciar tanto la vista como el sistema propioceptivo para conseguir un nivel de equilibrio que sea funcional.


Por tanto, las alteraciones del equilibrio pueden proceder de diferentes orígenes:

  • Aparato vestibular.
  • Problemas óseos o musculares.
  • Alteraciones del desarrollo.
  • Enfermedades neurológicas: Parkinson, ICTUS, enfermedades neurodegenerativas, etc.
  • Secuelas postraumáticas.
  • Presbivértigo.

Es muy importante tratar las alteraciones del equilibrio con el fin de:

  • Prevenir caídas.
  • Mejorar la calidad de vida.
  • Potenciar la autonomía.

¿Cómo tratamos el vértigo y el mareo?

1. Evaluamos

Mediante una evaluación exhaustiva, intentamos determinar la causa de la inestabilidad.
En base a esto, establecemos los objetivos del tratamiento.

2. Tratamos

Utilizamos diversas técnicas:  terapia manualestabilización de la mirada, habituación, estabilización postural, propiocepción, deporte aplicado, gamificación, etc.

3. Valoramos

Continuamente reevaluamos al paciente para establecer nuevos objetivos, según avance en su mejoría.
De este modo, valoramos la calidad de nuestra actividad.


¿Te interesa? ¿Quieres saber más?